Adeodatus

Ella era más fuerte que yo – escribió San Agustín – e hizo su sacrificio con un valor y una generosidad la cual yo no fui lo suficientemente fuerte para imitar.

Saint_Augustine_by_Philippe_de_Champaigne

Lo entretenido de hacer encuestas es que nada tienen que ver con el tema a veces. Me siento como Mitofsky. De esa manera, el día de ayer leía un texto acerca de la amistad y decía algo así como:

Existen tres especies de amistad. Amistad por la utilidad, amistad por el placer y amistad por la virtud.
Yo siempre he sido de la idea que los amigos no existen, son enemigos en potencia. Sin embargo alguna vez leí que son los enemigos los que no existen, y decía algo así como:
Los enemigos son amigos perdidos
Evidentemente en el contexto general social, todos son amigos, todos se quieren y todos viven felices para siempre. Hasta que no. Te juntas, salen, beben, se divierten, ríen y se la pasan bomba. Y entonces me saltó la duda, que podría parecer non sequitur, ¿estamos dispuestos o somos capaces de tener sexo por la utilidad o por el placer, pero no tener amigos por la utilidad o el placer?. Así que hice la encuesta algo así como:
Crees que se deba de cojer con lo que se mueva, mientras cause satisfaccion? Y solo „hacer el amor“ con quien se ama?
No mentiré, es una pregunta que he hecho varias veces de diferente forma. La diferencia es la forma de redactarla y la intención. A veces es sobre la sexualidad, otras veces sobre el utilitarismo, otras veces simplemente no tengo nada que hacer. La encuesta fue contundente, en términos generales arrojo un 9-15 a favor de la „virtud“, es decir, hacer el amor con quien se ama. Sin embargo todas las respuestas tuvieron un pero, excepto cuatro. Las cuatro fueron una idealización del acto, la persona y el temor imbuido por la sociedad respecto a la sexualidad. Lo cual en realidad no las hace una respuesta virtuosa, pero no seré tan quisquilloso hoy.
En resumen, la mayoría de las personas está dispuesta a utilizar a otra para una satisfacción utilitarista de placer. Pero la pregunta real es, ¿por qué una amistad no?. Qué es diferente entre una amistad y la invasión a tu propio cuerpo, tu psique, tu yo. Profanamos la santidad y espiritualidad del templo que es nuestro cuerpo para dar paso a una satisfacción carnal donde se vulnera todo lo que nos define como personas. Sin embargo nos ponemos la capa de virtuosos y decimos „Jamás vulneraría a un amigo, es una cosa sagrada“. ¿Es más sagrada una amistad que el propio cuerpo? (No me pondré moralista diciendo que si la dignidad y demás, porque tampoco creo en ello a pie juntilla).
Sin embargo siempre somos prestos para juzgar. „Es una puta“, „El que no es puta no disfruta“, etc. Al final, la pregunta es una proyección de lo que esperamos del otro.
Tendré muchos conocidos a los que llamaré amigos y haré como que me importan, porque me causan satisfacción. Pero tendré poquititos amigos, que también llamaré amigos, porque es hacer el amor con ellos.
Mientras, obvio, seguimos viviendo en el mundo de hipocresías, de ignorancia, de actitudes banales. Alguna vez alguien me dijo
Lo que pasa es que las personas no están acostumbradas a que las traten bien, a que les hablen bonito.
Hoy llego a la conclusión, que en lo personal, no es que no esté acostumbrado. Simplemente dejo que esas palabras, cuya fuerza y energía es de amor, lleguen a mi. Mientras las otras, las más, las ignoro, como ignoro al mundo. Porque para que pueda el mundo entender mi amor, antes debe de dejar de ser utilitarista. Como diría el texto:
La amistad auténtica existe entre las personas que son buenas y semejantes en sus virtudes, que desean el bien unas a las otras, de modo idéntico y que son buenas por si mismas. Desean el bien a sus amigos por lo que son.
Al final, solo cuatro respuestas fueron concluyentes respecto a la virtud, mientras que el resto fueron respuestas viciosas intentando justificar su vicio con una apariencia virtuosa. Y  no digo viciosas o virtuosas en un afán de juzgar lo que es bueno o malo (solo Dios juzga), sino en un sentido social de lo que en teoría es correcto e incorrecto de acuerdo a la moral a la que supuestamente estamos sujetos en este momento histórico, social, cultural y geográfico.
Somos capaces de profanar el cuerpo por placer y utilitarismo, el templo propio. Pero nos decimos capaces de ser dignos, justos, egregios, para que una amistad no la profanemos? Tenemos en mejor concepto/nivel una construcción social – que es la amistad – que algo con lo que hemos vivido durante toda nuestra vida y viviremos con ello hasta morir (el cuerpo)? Si alguien es capaz de dejar que cualquiera se lo meta, con las implicaciones psicológicas, sociales y demás que implica, no comprendo entonces como puede evitar que algo o alguien profane la amistad. Yo sé, puede sonar super idealista o non sequitur, pero si mente sana en cuerpo sano, como puede estar una construcción mental sana (amistad), si permites que vulneren tu cuerpo poniéndolo en un estado no sano.

Beatus vir qui suffert tentationem,
Quoniam cum probates fuerit accipient coronam vitae.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.