Camaleón

Tremenda como un huracán.

Como un volcán, escupe fuego.

Y cambia el mundo de color.

Camaleón, como un camaleón.

El Sr. Spotify es un loquillo, siempre se le ocurre recomendarme cosas muy extrañas en su lista de „Mix de la semana“. Naturalmente esta vez no fue la excepción y hace poco me recomendó „La Pelopony – Androgénico“, así que me dispuse a buscar el video en youtube y me encontré con otros grupos similares. Esto me llenó de mucha emoción, pues es música extrañita. Estoy tan fascinado y traumado con los grupos, que hasta una playlist de Spotify hice. Es música feliz de liberación.

Y hay una canción llamada „Camaleón“ de Mina DePop. Naturalmente habla acerca de un cambio de atuendo, sin embargo entre mi trauma y un suceso que ocurrió el sábado decidí escribir este post. El 23 de Julio escribí un post en mi alter blog respecto a mi depresión, tristeza, etc. A veces es algo que no puedo evitar – deprimirme – y no existe una razón socialmente válida. Sin embargo así funciono y no puedo hacer nada al respecto, más que ir con un psicólogo tal vez. No es derivado de depresión alcohólica o de abstinencia, no es consecuencia de una mala vida, no es culpa de que esté enfermo. Simplemente son cosas que pasan.

Donde todo lo que se siente o dice respecto a ese estado de ánimo es motivo de debate, siempre tienes que estar feliz, no hay razones para estar deprimido, lo tienes todo. Como si estar en una constante tristeza fuera una decisión, como si estar en ese estado fuera un gusto y placer que intentamos perpetuar.

Hace un par de días me dijeron algo así como

Esa no es la persona que yo conozco

Y después de lo acontecido este sábado me di cuenta que nadie somos lo que otros piensan que somos. Y evidentemente algunos son más camaleones que otros. Un conocido dijo hace un par de semanas

El punto no es ser bueno o malo, sino serlo y ser fiel a ello.

El sábado vi la faceta de una persona totalmente diferente a la cotidiana. Evidentemente consecuencia del día y el momento, sin embargo dejó ver esa personalidad y forma de ser que sabemos existe, pero que estaba reprimida.

Soy libre para decidir

Soy fuerte para estar aqui

Por qué te importa como sea yo.

Ya en otra ocasión había escrito acerca de las máscaras y como todos tenemos una o varias. Es una falacia pretender que somos honestos siempre y con todos, esas máscaras son las que nos ayudan a convivir con el mundo, de aguantarnos un berrinche por cordura o de evitar un pleito con paciencia, de convivir y soportar a otro por razones sociales. Creo que por eso estoy fascinado con esas canciones, cuando estás reprimido y demás – como sería el caso de un trasvesti – y decides ser libre para:

Peinarte, vistiéndote como nunca te imaginaste, creando un mundo solo para ti.

Esconder mi otro yo por qué, no es necesario. Yo decido como quiero ser.

Demostrar que nada es imposible si te quieres cambiar a otro color.

Al final del día resuena en mi esa frase que alguna vez me dijeron, donde el mundo occidental estaba educado a base de la culpa. Debes sentirte culpable de ser diferente, de ser igual, de x y z. Y entonces intenta uno ajustarse a los cánones sociales, a las peticiones, a lo que es „correcto“.

Pero eventualmente se da cuenta uno que eso así no funciona. Es uno un camaleón, y cambia uno de color. Azul, verde, en algún momento rojo. El sábado repetí esa simpática frase

Quien no te soporta ebrio, no te merece sobrio

Porque al final es más fácil mentir

Gritaré lo que siento.

Gritaré que mi corazón estalla de la rabia y el dolor.

Miénteme, mientes más que hablas, crees que me engañas.

Miénteme, hablas y hablas, nunca dices nada.

Qué se puede hacer cuando uno es falso, mentiroso, hipócrita, engreído, presumido, arrogante. Vivir solo, tal vez, engañando a quien no lo conozca a uno y obviando la presencia de quien ya lo conoce a uno. Por eso me fascina Elsa, hasta que no huyes a la soledad, no puedes ser tu mismo. Mientras habla y habla uno, nunca diciendo nada.

Eventualmente dicen basta ya y termina uno así.

Sentimientos congelados

Quieres controlar, desacreditar y manipular toda la verdad

Basta ya, no quiero más.

Nunca me comprenderás, tu juego ya se acabó.

Supongo así pasa cuando ya está uno harto de sufrir, no lo puede concebir, hoy lo vuelve a repetir que baby basta ya. Así que a tener fe, como dice Tolkien

Faithless is he that says farewell when the road darkens.

En algún momento tendré mi castillo de cristal como Elsa. Mientras… a la disco…

Es domingo y empieza muy mal.

Deberías volverte a dormir.

Trabajando la pasas fatal.

Esta noche es paranormal.

Nuestras diosas te convocan a ti.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.